Situación de calle: finalizó el ciclo de conversatorios online con la participación del Padre Pepe

El tercer y último conversatorio online, de un ciclo iniciado en agosto sobre los derechos de las personas en situación de calle, cerró el 15 de septiembre con la participación del Padre Pepe Di Paola, referente emblemático del movimiento de los curas villeros en Argentina. La actividad fue organizada por la Red por los Derechos de las Personas en Situación de Calle de Paraná, ámbito integrado por distintas organizaciones e instituciones de la ciudad, entre ellas la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.  

El tema propuesto fue el rol de la Iglesia y de las diferentes organizaciones religiosas que dependen de esa institución ante la problemática de quienes viven en la calle. Antes, en el segundo encuentro, se habló del Estado y las diferentes perspectivas respecto del problema, y en el primero, se compartieron testimonios e historias del trabajo de organizaciones sociales de Buenos Aires con alcance en otros puntos del país. 

José María Di Paola, ese es su nombre completo, se refirió a la importancia de tener instituciones fuertes y comprometidas en los barrios, de fomentar la vida en comunidad como contrapartida a la concepción individualista y de mirar al otro, “al que está tirado en la calle”, escucharlo, conocerlo y quererlo. Se trata de tenderle una mano, de entender lo que le pasa, y desde ahí construir ámbitos de encuentro y vínculos que le permitan a esa persona ver una salida, explicó.  “Es como volver a nacer” para quienes se recuperan de la vida en la calle y de los consumos de sustancias y, eso –dijo- debe ser motivo de inspiración para dar batalla y trabajar intensamente. 

El sacerdote José María Di Paola.

El Padre Pepe hizo una reseña del surgimiento del Hogar de Cristo como una respuesta de las parroquias de las villas bonaerenses frente al drama de la droga instalada en los barrios y al daño en la vida de los jóvenes. Situó la creación en 2008, y rememoró que unos cinco años antes se implementó el proyecto Niños de Belén que apuntaba directamente a las personas en situación de calle.  

La problemática fue difícil -afirmó- porque en una villa no había gente que viviera en la calle. Sí, había en las terminales de trenes y en algunas plazas, comentó. El proyecto del Hogar de Cristo, centros barriales que se proponen la conformación de una comunidad desde donde ofrecer contención, fue creciendo y afianzándose en la convicción –explicó el religioso- de que “las personas (necesitadas de ayuda) son parte de nuestra feligresía y entonces debíamos darle una respuesta como Iglesia. Y en ese sentido, la respuesta como Iglesia es mucho más importante de lo que pensamos”.  

Seguidamente, remarcó que “la gente se realiza en comunidad” y que los barrios deben tener instituciones “fuertes y serias”, que se vuelvan “una referencia positiva”. Sucede, aseveró, que en muchos casos de personas en situación de calle “tienen que ver con que estas referencias positivas no se dan”. Un joven, un niño, carente de los vínculos básicos familiares, suele no tener un lugar (escuela, club, parroquia) donde abordar su problemática de forma adecuada, ejemplificó. “Por eso la parte institucional es muy importante. (…) La comunidad organizada es el objetivo que tenemos que tener para poder resolver muchos problemas”, sostuvo.  

Valoró la existencia de la Red en Paraná, entre cuyos integrantes cuentan organizaciones religiosas locales como Cáritas y el Hogar de Cristo. “Está bueno y es muy prometedor que haya muchas instituciones comprometidas” con la situación de las personas que viven en la calle. “Cada vez son más (las personas en la calle) y creo que no tiene que ver solamente con un problema habitacional, sino que no le encuentran sentido a la vida.  Evidentemente que hay falta de oportunidades para muchos, pero sin duda hemos caído en un individualismo muy grande, en una suerte de comunidad que ha perdido esta mirada del otro”, definió y destacó la importancia de la conformación de redes. En ese sentido, ahondó en cómo desde el Hogar de Cristo se fue hablando de la problemática, de las necesidades, y tejiendo vínculos, principalmente con áreas del Estado como la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) e instituciones del barrio (escuela, centros de salud, clubes). Puso énfasis en la necesidad de conocer en profundidad la realidad de las personas que viven en la calle, de escucharlos, de entenderlos y, especialmente recomendó hacerlo a universitarios y funcionarios públicos. 

De su experiencia, resaltó por último la cantidad de personas recuperadas y contó una historia, a modo de ejemplo. “Había una persona que vivía en inmediaciones de unos tachos de basura en la villa. Comía de ahí. Lo invitábamos (al Hogar) y un día empezó a venir, a meterse en el grupo y hoy es un referente en uno de los centros comunitarios. De esas historias hay muchas, tanto de hombres y mujeres que es como que volvieron a nacer”, dijo para cerrar con la mención de la parábola del buen Samaritano de no pasar de largo frente a la necesidad del otro. “Esto nos tiene que inspirar porque ante cada persona que está tirada en la calle, tenemos oportunidad de brindar este nuevo momento de la vida”, enfatizó. 

 

Participaron las Defensoras del Pueblo electas y concejales, entre otras autoridades. También, voluntarios y referentes de distintas organizaciones.

El trabajo local 

También brindó su testimonio Mariano Martínez, de la capilla Nuestra Señora de Lourdes de Paraná, ubicada en calle 25 de junio 876, donde funciona el Hogar de Cristo local, institución que integra la Red. Detalló que ante la necesidad del barrio y de los vecindarios aledaños, como Villa María y Humito, surgió el espacio para jóvenes: primero fue para adolescentes, después para gurises más grandes y luego para chicos y madres, dijo. Entre la realidad de los asistentes, comentó que había chicos que no iban a la escuela, tenían inconvenientes para acceder a servicios de salud, otros estaban indocumentados, también demandas de alimentos. Ante esas necesidades, contó cómo se articularon acciones con organismos del Estado y desde la Red. Relató, a modo de ejemplo, la situación de chicos con problemáticas de consumo de sustancias a quienes les resultaba dificultoso poder acatar el régimen escolar: no podían permanecer sentados por mucho tiempo en el aula, apuntó. Ante eso, realizaron gestiones ante el Consejo General de Educación, explicaron la situación, y consiguieron que se destine una docente para dar clases en el Hogar. También, se planteó la necesidad desde los chicos de hacer changas y surgieron talleres de  totoras (alfombras) y de cuero (mates, billeteras, porta termo) y pudieron participar en diversas ferias de la ciudad. Después, relató Martínez, surgió la necesidad de tener una venta diaria y se instrumentó el taller de panadería y empezaron a vender en el vecindario. El Hogar ofrece además un espacio para jóvenes que están en la calle y consumen, algunos de ellos son tarjeteros, acotó.

Mariano Martínez, de la capilla Nuestra Señora de Lourdes de Paraná.

Tienen para asearse, comer y, lo principal, un lugar donde charlar, compartir. “Es una necesidad que se veía y así fue creciendo el Hogar. Es un trabajo que fue creciendo, de a poco, con poco. Así se fue gestando como una necesidad y la Iglesia sale al encuentro. En esta familia grande nos acompañamos mutuamente”, expresó. 

 

La necesidad de un lugar para mujeres

 

Patricia Romero es integrante de Cáritas y contó la experiencia de la organización con mujeres en situación de calle.  Dijo que vienen trabajando en el tema desde 2018. Inicialmente ofrecían desayuno y posibilidades de higienizarse en la sede, en calle Rosario del Tala 641, a hombres en situación de calle. En julio de 2019, recibieron la inquietud de parte del Hogar de Cristo acerca de que no había un lugar que alojara mujeres, pese a que el Estado tiene áreas dedicadas a la problemática de la mujer, detalló. Ante esa necesidad, se abrió un lugar para recibirlas en la casa de Cáritas. “Lo abrimos pensando que iba a ser por dos meses pero se extendió mucho más. Fue duro escuchar la realidad de lo que pasaban estas mujeres. Y seguimos trabajando junto con el Hogar”, dijo y destacó el acompañamiento de voluntarios.

Patricia Romero, integrante de Cáritas.

“Nos encontramos con mujeres muy golpeadas por la vida, y lo extendimos hasta noviembre de 2019 con la lamentable realidad que no lo pudimos sostener porque ninguna institución se puede sostener solo con voluntarios”, relató. Pasaron 25 mujeres por el alojamiento.  “Si bien estaba nuestra disposición, nuestra buena fe en acompañarlas, nos vimos sobrepasados en lo que era la realidad de ellas. Necesitábamos un equipo interdisciplinario. Nos costó mucho cerrarlo pero no podíamos más”, aseveró, para remarcar por último que Paraná necesita un lugar para mujeres, donde se las asista de forma integral y se las pueda acompañar. 

Juan Manuel Yaryez.

La apertura del conversatorio estuvo a cargo de Juan Manuel Yaryez, quien recalcó que la Red cumplió un año –la fecha de conformación es el 10 de septiembre cuando se realizó la primera reunión de instituciones y organizaciones convocadas por la Defensoría del Pueblo, entre otros, tras el cierre de un refugio-. “Estamos en construcción, seguimos mejorando, estamos creciendo, es una organización muy heterogénea de instituciones  estatales, universidades, movimientos sociales, organismos del Estado, ongs. Es mucha la potencialidad para abordar esta problemática y aún tenemos mucho para trabajar y también tenemos mucho por agradecer”, manifestó Yaryez, tras lo que dijo que fruto del trabajo en conjunto surgió el ciclo de conversatorios, entre otras actividades.  

Del encuentro participaron las Defensoras del Pueblo de Paraná electas recientemente, Marcia López (titular) y María Cecilia Pautaso (adjunta) y la Defensora de los Derechos de las Personas Mayores, Ligia Blanco. También, el ex Defensor del Pueblo, Luis Garay, los concejales Claudia Acevedo y Sergio Granetto, entre otras autoridades, y voluntarios y referentes de distintas organizaciones. La facilitación del espacio estuvo a cargo de Irina Chausovsky, coordinadora del Centro de Mediación Comunitaria de la Defensoría de Paraná.  

Tres conversatorio formaron parte de un ciclo virtual que propuso el abordaje del tema.

Los derechos de quienes viven en la calle en un ciclo 

 La Red por los Derechos de las Personas en Situación de calle organizó un ciclo de conversatorios online con el fin de conocer e intercambiar experiencias, miradas y aprendizajes de distintos abordajes de la problemática. El inicio del ciclo fue el 14 de agosto con la participación de referentes de tres organizaciones bonaerenses, Proyecto 7, Red Puentes – MP La Dignidad y Movimiento de Trabajadores Excluidos. Parte de los testimonios y la información de este encuentro están reflejadas en http://www.defensoriaparana.gov.ar/2020/08/se-inicio-un-ciclo-de-encuentros-virtuales-por-los-derechos-de-las-personas-en-situacion-de-calle/.   

El segundo se desarrolló el martes 1 de septiembre y el foco estuvo puesto en el Estado, las diferentes perspectivas ante el problema y un aspecto especial: cómo se avizora, especialmente en Paraná, el futuro tras la pandemia. Participaron tres invitados: Leopoldo Duarte, a cargo de la coordinación del área de intervención de personas en situación de calle de la Municipalidad de Rosario; Marisa Tadei, coordinadora Operativa de Promoción Social de la Defensoría del Pueblo de CABA, y Nicolás Mathieu, secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad de Paraná. Para acceder a la nota completa: http://www.defensoriaparana.gov.ar/2020/09/situacion-de-calle-el-abordaje-del-estado-y-el-futuro-tras-la-pandemia-tema-de-una-reunion-virtual/.  

Las instituciones y organizaciones integrantes de la Red por los derechos de las personas en situación de calle son:
· Defensoría del Pueblo de Paraná
· Hogar de Cristo Nuestra Señora de Lourdes
· Grupo Un Cielo Nuevo
· Suma de Voluntades
· Cáritas Paraná
· Grupo Compartir
· Banco de Alimentos Paraná
· Red Puentes
· DAIA – Asociación Israelita de Paraná
· Facultad de Ciencias Económicas – UNER
· Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales – UADER
· Facultad de Trabajo Social – UNER
· Facultad de Ciencias de la Gestión – UADER
· Facultad Teresa de Ávila de la Universidad Católica Argentina
· Barrios de Pie
· CTEP – Confederación de Trabajadores de la Economía Popular
· Ayuda Urbana
· Instituto Latinoamericano del Ombudsman
· Delegación Paraná del Defensor del Pueblo de la Nación
· Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

DEFENSORÍA DEL PUEBLO
de la ciudad de Paraná
Monte Caseros 159
CP E3100ACC - Paraná, E. Ríos
Tel: (0343) 4211050, 4202322 y 08007771112.
Por mensajes de texto y whatsapp, al 03436226414
Atención de 8 a 13, de lunes a viernes
Mail: defensoriaparana@gmail.com
Facebook Defensoría del Pueblo de Paraná

CENTRO DE MEDIACIÓN
Monte Caseros 161
CP E3100ACC - Paraná, E. Ríos
Tel: (0343) 421-1029, 4211051
mediacionparana@hotmail.com

Delegación Defensoría del Pueblo de la Nación:
paranadpn@gmail.com

.........................................................................................................................